Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 192

¿Puede ser tan peligroso predicar la Palabra de Dios en los países que se consideran cristianos?

RESPUESTA

Predicar sobre algunos tópicos e historias que se mencionan en la Biblia para hacer lucro y obtener poder, nunca ha sido un peligro, muy por el contrario, siempre ha sido un muy buen negocio. Basta con analizar y comparar las vidas de todos estos mercaderes de la fe, cómo vivían antes de dedicarse a este negocio, y cómo viven hoy.

En los países occidentales que pretenden ser cristianos, ser un "siervo de Dios", lejos de constituir un peligro, es una tremenda ventaja que les reviste de admiración social, respeto y poder. Les asegura un buen estándar de vida y muchas franquicias legales y tributarias de las cuales usan y abusan muchos de ellos.

Pero el Señor nos advierte en Su Palabra: Lc. 6:26 "¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros! Porque así hacían sus padres con los falsos profetas".

Un verdadero siervo de Dios que predique los temas bíblicos realmente de acuerdo a la voluntad del Señor y a las necesidades contemporáneas, siempre será una persona perseguida y aborrecida por la sociedad e incluso por los líderes religiosos que dominen en esta área.

Esto es algo que está consignado en toda la historia de la humanidad. Leer el Antiguo Testamento y ver qué sucedió con aquellos siervos fieles que entregaron la Palabra de Dios tal como les había revelado el Señor, es leer sobre el rechazo que debieron soportar en sus vidas llenas de sufrimientos y austeridad, que por lo general culminaron en el martirio.

Cuando llegamos al Nuevo Testamento nos encontramos con el más grande de todos los profetas, como lo calificó el Señor, Juan el Bautista, y lo encontramos que terminó sus días en la cárcel y decapitado.

Nadie más manso y humilde que el Señor Jesucristo, pero fue el más odiado y perseguido, especialmente por los líderes religiosos de Su época, quien terminó su vida crucificado y humillado públicamente.

El Señor nos advirtió de ese camino de sufrimientos y humillaciones, que habrían de seguir todos los que quisieran servirle en este mundo y ser luz en medio de las tinieblas.

Lc. 9:23 "Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame".

Mat 5:11 "Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo".

Jn. 13:15-16 "Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió".

Ninguno de estos traficantes de almas que abundan en nuestros días, podría decir con honestidad que está tomando su cruz cada día y siguiendo al Señor en ese camino de austeridad, sufrimientos y persecuciones que Él nos trazó. Porque todos ellos no solamente viven con mucha comodidad a costa de un pueblo que se ha dejado engañar, sino que fácilmente se identifican con los falsos siervos que el Señor indicó, de quienes todos hablan bien de ellos, incluyendo los inconversos que están en puestos de autoridad en los países en que viven.

¿Por qué incluso aquellos que pertenecen al reino de las tinieblas hablan bien de ellos? La respuesta es muy obvia, porque esa clase de "siervos" también pertenecen al reino de las tinieblas.

Mar 3:24 "Si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer.
Mar 3:25 Y si una casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer.
Mar 3:26 Y si Satanás se levanta contra sí mismo, y se divide, no puede permanecer, sino que ha llegado su fin".

El Señor reconoce solamente dos reinos acá en la tierra, el que corresponde a la luz (el de los hijos de Dios) y el de las tinieblas, al que pertenecen todos los inconversos. Ambos no se pueden asociar ni reconciliar.

¿Por qué un personero de gobierno que es inconverso, podría ayudar a un pastor a levantar su iglesia, cuando ésta sería contraria a sus intereses? Lógicamente porque el inconverso ha percibido que ese pastor pertenece a su mismo reino y que puede servir a sus intereses, porque jamás un político otorga algo sin esperar una retribución o recompensa a cambio del favor concedido.

Si un hijo de la luz irradiara el brillo del Espíritu Santo que le corresponde, no solamente no obtendría jamás algo de uno que pertenece al reino de las tinieblas, sino que además sería perseguido y acallado, porque es contrario a sus negocios.

Jn. 3:20 "Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.
Jn. 3:21 Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios".

Debido a esta condición es que estos pastores oportunistas que predican únicamente anécdotas bíblicas para entretener, que buscan las riquezas del mundo y su amistad, han elaborado la tesis que debemos conquistar el mundo a través de los puestos que se pueden obtener políticamente por la elección popular.

Pero ¿cuándo el Señor ha ordenado conquistar el mundo de esa manera? Muy por el contrario, nos ha dicho: 2Co 6:14-15 "No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor".

El poder que Dios nos ha entregado a los cristianos está en la predicación del evangelio y Su Palabra, no en los cargos políticos y amistad con el mundo, porque nosotros pertenecemos a otro reino completamente diferente, con intereses distintos.

Por este motivo el Señor advierte a esta clase de pastores:
Mat 7:22 "Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?
Mat 7:23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad".

Cuan triste resulta leer esta afirmación del Señor, donde nos advierte que esta clase de pastores serán "muchos", la gran mayoría.

Mientras más se acerca el día glorioso de la venida del Señor, más brutal será la persecución que sufrirán los fieles siervos de Dios, porque Satanás sabe que le queda poco tiempo y hará su arremetida final con todas sus fuerzas y con todos los medios que dispone.

El Señor dijo que este enemigo contumaz y sanguinario, anda como león rugiente buscando a quién devorar, pero naturalmente que no destruirá a ninguno que está a su servicio, sino que solamente a aquellos que le estorban. Porque lamentablemente ha infiltrado a muchos en lo que debería ser la casa de Dios.

2Co 11:13 "Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo.
2Co 11:14 Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz.
2Co 11:15 Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras".

Por este motivo es altamente peligroso en nuestros días predicar fielmente la Palabra de Dios, porque nos exponemos a las asechanzas de Satanás y sus secuaces con todas sus fuerzas y astucias.

Los ataques de estos personajes vendrán de acuerdo a las armas que ellos mejor dominen. Si son hombres pervertidos, atacarán con perversidades; si son violentos, lo harán violentamente; si son ladrones lo harán robando, etc.

Hemos de tener la seguridad absoluta que si somos fieles al Señor, han de venir ataques del enemigo. Nunca he querido referirme a mis experiencias personales, aunque algunas editoriales me han propuesto de forma muy rentable publicar mi biografía, porque me parece traicionar a mi Señor al predicar sobre mí mismo, eclipsando a mi glorioso Salvador, algo que jamás haré; aunque es muy común entre estos personajes publicar incluso sus propias fotografías cada vez que pueden hacerlo, como si eso fuera motivo de orgullo nacional, con justa razón dice Dios en Eclesiates "vanidad de vanidades, todo es vanidad".

Pero para poner sobre aviso a muchos hnos. que se están retirando de los grandes ministerios y formando iglesias en sus hogares y otros sitios de reunión, me ha parecido mi responsabilidad advertidlos sobre los peligros que habrán de enfrentar.

Porque esta clase de pastores, que por lo general jamás podrían vivir sin los ingresos económicos que han logrado gracias al comercio de la fe, se vuelven altamente peligrosos cuando son atacados en lo que más les importa, el dinero, y se pone en riesgo todo lo que han logrado gracias a ese comercio repulsivo; debido a que no están dispuestos a vivir de la misma forma miserable como lo hacían antes de dedicarse a este "negocio".

Sobre esta consideración es que me referí someramente a mis experiencias con los mercaderes de la fe, pastores fraudulentos que han usado el nombre bendito del Señor Jesucristo para hacer lucro personal, y conté algo de esas situaciones dolorosas en mi MENSAJE Nº 87.

Como prueba irrefutable sobre esta materia, es que denuncio en mi NOTA de mi página home, uno de estos actos inmorales a los cuales están acudiendo estos personajes que no tienen moral.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com