Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 221

Muchos pastores predican que la cremación como forma funeraria es pecado ¿Es así?

RESPUESTA

La Biblia no menciona casos para condenar ese modo funerario que practican algunas culturas, por lo tanto no existe un pronunciamiento en contra ni a favor de reducir a cenizas el cuerpo de una persona fallecida.

Pero obviamente que si alguien desea seguir la forma en que se hacía en la cultura que comprende los relatos bíblicos, no escogerá la cremación, pero esa decisión será más por tradición que por indicación bíblica.

Aunque eso nunca será motivo para asegurar que esa es la mejor forma para realizar un funeral, porque existen prácticas milenarias en esas regiones que aunque subsisten en el transcurso del tiempo, no cuentan con la aprobación de Dios.

Me sorprendió grandemente conocer que en oriente todavía existe una tradición, que es prácticamente una obligación cultural, contratar las "lloronas" para los funerales. Son mujeres cuya profesión es llorar profusamente durante horas en cada velatorio donde son contratadas, labor que realizan por un salario previamente acordado con los familiares del difunto.

En los relatos bíblicos se incluyen muchas narraciones de hechos que no son precisamente la expresión de la voluntad de Dios, sino que simplemente se exponen como acontecimientos que forman parte de las costumbres de la época o de nuestra naturaleza humana, para exhortarnos y prevenirnos para no incurrir en las mismas faltas; no como un ejemplo a seguir.

En eso la Biblia difiere radicalmente de los libros escritos por los hombres, donde por lo general se resaltan solamente los hechos sobresalientes y destacados de sus próceres; inclusive todos los que mueren son recordados en sus sepelios como personas muy buenas. Dios describe al hombre con sus aciertos y defectos de su humana condición.

El cristianismo no se fundamenta sobre tradiciones humanas, sino que en lo establecido por Dios en Su Palabra. Por lo tanto no se puede erigir un principio dogmático para asegurar que la incineración es pecado, apoyándose solamente en costumbres culturales que varían según el lugar geográfico del mundo donde nos encontramos y la época en que vivimos; porque también se podría citar que el primer rey de Israel (Saúl) y sus tres hijos fueron incinerados después de sus muertes:

1Sa 31:12-13 "todos los hombres valientes se levantaron, y anduvieron toda aquella noche, y quitaron el cuerpo de Saúl y los cuerpos de sus hijos del muro de Bet-sán; y viniendo a Jabes, los quemaron allí. Y tomando sus huesos, los sepultaron debajo de un árbol en Jabes, y ayunaron siete días".

La cremación es un tema que no queda dentro lo prohibido ni de lo que debemos practicar como indicación de Dios, esto significa que cada cual decidirá conforme a lo que su conciencia le guíe y también el presupuesto disponible para el funeral que económicamente le sea permisible, que como bien sabemos la forma tradicional en occidente cada día es más cara. La cremación sin embargo en muchos países alcanza valores muy por debajo de esos precios y los hace más accesible para la mayoría de los presupuestos familiares.

En el caso que alguien tenga dudas por motivos de conciencia respecto a la incineración, si es o no conforme a la voluntad del Señor, mejor no lo haga.
Rom 14:23 "todo lo que no proviene de fe, es pecado".

Si los pastores que se oponen a la cremación, pagaran con sus recursos los funerales de alguien que por motivos económicos escogió la incineración, considero que sería una actitud muy noble con sus principios como pastor. Pero si se oponen y no ayudan económicamente a cubrir esos excesivos gastos de un funeral tradicional, serían comentarios que no valdría la pena considerar.

1Jn 3:17 "el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?"

Stgo. 2:16 "y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha?"

Quizás una de las dudas más recurrentes respecto a este tema de la incineración, tiene que ver con la resurrección de los muertos. Pero en cuanto a esto no debemos tener ninguna confusión, Dios va a resucitar a todos independientemente de cuál haya sido la forma en que su cuerpo terminó.

Por lo demás sabemos en forma veraz, que indistintamente sin importar el modo en que el cuerpo sea sepultado, todos con el paso del tiempo son transformados en polvo.

Ecc 12:7 "el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio".

Ap. 20:13 "Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras".

En consecuencia, sea polvo, cenizas, cuerpos que han sido consumidos por los peces o cualquiera sea la forma en que el cuerpo se extinguió, Dios tiene poder infinito para resucitarlo y otorgarle nuevamente un cuerpo, por eso Él es el Todopoderoso.

El asunto de la cremación es algo que cada uno debe decidir libremente, sin presiones absurdas de condenar bajo pecado al que escoge una u otra determinación.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com