Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 86

¿Corresponden los 10 mandamientos a la ley moral de Dios y al resto de los libros de Moisés a la ley ceremonial? ¿Son los 10 mandamientos lo más importante de la ley?

RESPUESTA

Los diez mandamientos nunca han representado la ley moral de Dios, y el resto del Pentateuco la ley ceremonial. Lo que los enemigos del evangelio de la Gracia quieren presentar como ley ceremonial (los cinco primeros libros de la Biblia) no contienen solamente asuntos ceremoniales, sino que en muchos pasajes se refiere a aspectos morales. Por ejemplo Ex. 22: 21, 22 “Al extranjero no engañarás ni angustiarás, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto. A ninguna viuda ni huérfano afligiréis”. Existen muchos pasajes de preceptos morales: Lv. 19: 2 “Santos seréis, porque santo yo soy”, Dt. 18: 13 “perfecto serás con Jehová tu Dios”, etc.

Tampoco los diez mandamientos de Ex. 20 representan solamente la ley moral ni es lo más importante como ellos quieren presentarlo. Guardar el día de reposo no era un asunto moral, sino ceremonial, porque consistía en dejar de hacer labores físicas. Tal es así, que debían cuidarse también de no contaminarse con cosas inmundas para no quedar ceremonialmente impedidos de las actividades religiosas que se desarrollaban ese día.

Guardar el día de reposo era mucho más que dejar de trabajar, sino que también se prohibía aprovecharse del trabajo de los demás durante ese día. Dt 5:14 “ mas el séptimo día es reposo a Jehová tu Dios; ninguna obra harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, para que descanse tu siervo y tu sierva como tú”. Todo el mundo debía descansar y nadie debía permitir ni aprovecharse del trabajo de otro, aunque se tratara de un extranjero.

Esta ordenanza implica que en el día de hoy, si alguien pretendiera guardar el día de reposo como dice la ley, tendría que abstenerse de usar todos los servicios públicos (comercio, transporte, teléfono, electricidad, agua, sobretodo hospitales y servicios funerarios porque la cercanía con los muertos los declararía automáticamente inmundos ceremonialmente). Porque al encender la luz eléctrica en su casa, se estaría aprovechando del trabajo de los que abastecen ese suministro, lo mismo sucedería al usar el servicio de agua potable, la locomoción pública, teléfonos, etc.

Respecto a que el decálogo es lo más importante de la ley, el Señor Jesucristo fue quien se encargó de señalar cuales eran los dos mandamientos más importantes de toda la ley, y ninguno de ellos se encuentra en los diez mandamientos de Ex. 20

Mat 22:36-40 “Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?
Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. (Dt. 6:5) Y el segundo es semejante: (Dt. 19:18) “Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas”.

Los dos mandamientos más importantes de TODA la ley según el Señor Jesucristo, no se encuentran dentro de los diez mandamientos, sino en lo que la secta de los Adventistas definen como ley “ceremonial”, los que están fuera del decálogo de Éxodo 20.

Todas las sectas se caracterizan por seguir a un líder humano que casi siempre lo consideran el más grande profeta del último milenio, y porque han añadido sus dichos que ellos veneran a un nivel casi divino. Los romanistas han ido más lejos al declararlo “infalible” y su palabra con la misma autoridad de la Palabra de Dios, total, para ser “infalible” se requiere ser dios, porque sabemos que “errar es humano”, solamente Dios no se puede equivocar, únicamente la divinidad es infalible porque es atributo exclusivo de Aquel que es Perfecto.

Lo único seguro y exento de errores es la infalible Palabra de Dios, fuera de ella encontrará solamente confusión y fábulas de hombres. Lea su Biblia y crea únicamente lo que se encuentra en ella, pero sin aislar pasajes del contexto general de las Sagradas Escrituras, para eso es indispensable leerla desde Génesis hasta Apocalipsis, mientras no lo haga en profundidad, no se enrede en doctrinas de organizaciones humanas, porque eso lo alejará de la verdad de Dios.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com