Preguntas Frecuentes

por Jack Fleming

N° 89

¿Por qué hablan de dos resurrecciones y cuales son cada una de ellas?

RESPUESTA

La Biblia enseña que habrán dos resurrecciones: una para vida eterna y otra para muerte eterna. Una para vida y la otra para condenación. La primera será la de los creyentes y la segunda de los incrédulos e indiferentes (agnósticos).

La resurrección de los muertos es una doctrina fundamental de las Sagradas Escrituras, incluso los creyentes del Antiguo Testamento poseían esa esperanza revelada en la Palabra de Dios. Job 19:25-27 “Yo sé que mi Redentor vive, y al fin se levantará sobre el polvo; y después de deshecha esta mi piel, en mi carne he de ver a Dios; al cual veré por mí mismo, y mis ojos lo verán, y no otro”.

El Señor Jesucristo durante su ministerio terrenal declaró ser la resurrección y la vida. Jn. 11:25 “Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá”. También dijo: Jn. 10:17-18 “Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar”.

Y para probarles que efectivamente tenía ese poder, resucitó a Lázaro, quien había muerto hace cuatro días y su cuerpo estaba en descomposición. Jn. 11:43-44 “Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el que había muerto salió”. Es más, pienso que llamó a Lázaro por nombre, para que nadie más que él se levantara de entre los muertos.

El Señor Jesucristo no solamente mostró su poder sobre la muerte resucitando personas durante su ministerio terrenal, y sobretodo resucitando él mismo después de su muerte en cruz, sino que enseñó que habría dos resurrecciones.

Jn. 5:28-29 “No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación”.

En Apocalipsis también enseña que habrá dos resurrecciones. En Ap. 20:5 dice: “Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos”.

En 1Tesalonicenses se refiere a esta primera resurrección: 1Ts. 4:14-17 “Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”.

Esta corresponde a la primera resurrección, la de los creyentes, cuando Cristo venga a buscar Su iglesia. 1Co 15:16-57 “Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”.

Después de la primera resurrección, tendrá lugar la segunda, que es para condenación eterna. Ap. 20:11-14 “Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda”.

La simple lectura de la Biblia establece esta verdad, que habrán dos resurrecciones, como dijo el Señor Jesucristo, una para vida y otra posterior para condenación (Jn.5: 28-29).

Lo que ha complicado a algunos estudiantes de la Biblia, es que hay quienes creen que cuando venga el Señor por Su iglesia se llevará únicamente a los que forman parte de ella, es decir, a los creyentes que han nacido de nuevo después del descenso del Espíritu Santo el día de Pentecostés y que forman parte exclusiva de la iglesia, y no a los creyentes del Antiguo Testamento.

Personalmente no coincido con esa teoría, porque de lo contrario ¿Cúando habría de resucitar esa enorme cantidad de creyentes, desde Adán hasta cuando se formó la iglesia?. Si consideramos con atención, ellos abarcan un período de varios miles de años, y los de la iglesia solamente dos mil años. Lo que significaría que serían una cantidad mucho mayor que la iglesia. Y la Biblia habla solamente de dos resurrecciones, una para vida y otra para condenación, no existe una tercera resurrección.

Además resulta claro a la luz de varios pasajes de la Biblia, que ellos: “los amigos” del esposo y que no forman parte integrante de la esposa, serán los convidados a las bodas del Cordero. Dijo Juan el Bautista: Jn. 3:29 “El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este mi gozo está cumplido”.

En la parábola de las 10 vírgenes no se menciona la esposa, solamente las amigas, las cuales también entraron cuando vino el Esposo. Mt. 25:6-10 “Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle! y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta”.

Aquellos que interpretan que cuando venga el Señor solamente los cristianos habrán de resucitar, dicen para completar su cuadro, que los invitados a las bodas que menciona la Biblia corresponden a los ángeles. Pero eso no se ajusta al relato bíblico, porque además de los pasajes que ya he citado, está la verdad irrefutable que los ángeles serán solamente espectadores pero no los invitados que nos menciona las Sagradas Escrituras, ese privilegio corresponde solamente a los que han lavado sus vestiduras en la sangre del Cordero.

Ap. 22:14 “Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad”. Mat 22:2-12 “El reino de los cielos es semejante a un rey que hizo fiesta de bodas a su hijo; Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda. Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas él enmudeció”.

En consecuencia, el orden establecido en la Palabra de Dios para estos acontecimientos es el siguiente:
Primero: Viene Cristo a buscar los suyos. Acontece la primera resurrección, la de los creyentes desde Adán hasta el último que integre la iglesia.
Segundo: Cristo tiene ese encuentro con los suyos en el aire y se los lleva a las mansiones celestiales que fue a prepararles.
Tercero: El tribunal de Cristo y el reparto de coronas.
Cuarto : Las bodas del Cordero, donde estarán presentes: la esposa (la iglesia), los amigos del esposo y toda la corte celestial.

Si desea conocer más detalles sobre este apasionante tema, puede leer el libro “La 2ª venida del Señor”, que publicamos absolutamente gratis en este mismo sitio web.

En la tierra paralelamente estarán desarrollándose los siete años de la Gran Tribulación, los cuales concluyen con la venida en Gloria del Señor hasta la tierra, con la guerra del Armagedón. No olvidemos que cuando vino por los creyente siete años antes, llegó solamente hasta el aire (1Ts. 4:17) y se llevó a los suyos al cielo. Después de estos siete años de juicios establece Su reino en la tierra por mil años, los cuales finalizan violentamente con la rebelión de los hombres que intentan derrocar al Señor, y desciende fuego desde el cielo y los consume a todos.

Después de esto tiene lugar la segunda resurrección, para condenación, donde todos los inconversos desde Caín hasta el último que muere después de los mil años del reinado del Señor en la tierra; todos ellos comparecerán ante el Gran Trono Blanco, donde Dios les mostrará a cada uno los pecados cometidos durante su vida terrenal y como no aceptaron la obra de Cristo, deberán pagar por sus propios pecados.

Los únicos que se podrán salvar durante la Gran Tribulación serán los del pueblo escogido de Dios, Israel, y que acepten al Señor Jesucristo como su Salvador. Porque cuando venga el Señor por Su iglesia, se cerrará la puerta de la salvación para los gentiles. Mat 25:10-12 “Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco”. Para el desarrollo de este tema puede leer en la sección MENSAJES de este sitio web, el Nº 11 “El que persevere”.



Volver al indice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com