Manual Biblico













Por Jack Fleming


Capítulo 31 - Cristo es la Roca de la Iglesia

La confesión de Pedro:

Mt.16:13/23 "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente...sobre esta roca edificaré Mi iglesia".

Este versículo ha sido tristemente tergiversado y manipulado por los romanistas. Pero el pasaje en su contexto comienza en el versículo 13, donde Jesús pregunta a la multitud "¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?".

Hijo del hombre era la forma en que el Señor se refería a su propia persona. ¿Por qué Jesús comienza el tema con esa pregunta? Lógicamente porque quería revelarles un aspecto importante sobre él mismo, de otra manera este diálogo no tendría razón.

Jesús es mucho más que Juan el Bautista, que Elías y que cualquier otro profeta. Él no es solamente el gran arquitecto que habría de construir SU iglesia, sino que también sería la Roca, el fundamento sobre el cual se levantaría esa iglesia que sería imbatible a los ataques de Satanás.

Luego se vuelve a sus apóstoles y les dirige la misma pregunta: "Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Jesús está enfocando la atención general sobre sí mismo, porque tenía una gran revelación que entregarles sobre quién era verdaderamente el Cristo. Y fue entonces que Pedro, por revelación divina, entrega esa preciosa definición: "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente".

Ahora que había enfocado toda la atención sobre sí mismo, y que Dios el Padre había revelado por boca de Pedro que él era el Cristo, el Hijo del Dios viviente, comienza a declarar públicamente que él sería el gran arquitecto que levantaría Su iglesia, sobre quién había estado centralizando la atención, es decir, sobre sí mismo, el Cristo del cual les había preguntado a todos quién era.

Interpretar de otra manera este pasaje, es dejar sin sentido todo el diálogo que había sostenido sobre su propia persona. No tendría razón ni motivo alguno la pregunta con que inició esta revelación: "¿Quién decís que soy yo?".

Bien sabemos que los romanistas, forzando este pasaje, pretenden que Jesús afirma que sobre Pedro sería edificada la iglesia; pero jamás leemos ni aquí, ni en ningún otro pasaje que Jesús dijera: "y sobre ti edificaré mi iglesia".

Lo que leemos en Mt.16 es que Jesús dice que sobre esa confesión que Dios el Padre había entregado por medio de Pedro, es decir, sobre Cristo, el Hijo de Dios se levantaría esa iglesia que habría de permanecer incólume a los ataques de Satanás a través del tiempo.

Y esto queda claramente en evidencia que no pudo ser Pedro esa roca, porque inmediatamente, en este mismo pasaje el Espíritu Santo consigna ese acontecimiento donde Jesús tiene que decirle a Pedro (vrs. 23) : "¡Quítate de delante de mí, Satanás! Me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres".

Que fundamento más débil hubiera tenido esa iglesia que Cristo prometía levantar, si hubiera sido sobre la persona de Pedro. En este mismo evangelio de Mateo en el capítulo 7 Cristo había enseñado que el hombre necio construía sobre la arena, pero el hombre sabio lo hacía sobre la roca sólida e inamovible.

El Eterno Hijo de Dios en su Sabiduría divina, jamás iba a levantar algo tan importante como lo es Su iglesia, sobre otra cosa que no fuera la Roca firme y eterna de la cual estaba hablando: "¿Quién decís que YO SOY"? .

Pedro había nombrado al Padre de Cristo, y Cristo ahora nombra el padre de Pedro, para recordarnos que a diferencia de él, Pedro era de aquí de la tierra, vr. 17 "Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás".

El Señor le dice: Dichoso eres por esa revelación que has recibido; pero inmediatamente le recuerda a él y a todos nosotros el origen humano de Pedro, que él (Pedro) era solamente la cantera de la que había sido sacada la verdad tan gloriosa que acababa de confesar.

Luego en el vr. 18 le dice: "Y yo también te digo, que tú eres Pedro (que significa piedra), y sobre esta roca (la que se te acaba de revelar por Dios el Padre, que yo soy el Cristo, el Hijo de Dios), sobre esta roca, edificaré mi iglesia, y las puertas no prevalecerán contra ella".

Lo que Jesús le dijo a Pedro fue: "Tu confiesas lo que yo soy, y yo también te digo lo que tú eres por gracia de Dios. Por la fe en mí, tú eres una piedra viva en ese gran edificio espiritual que es la iglesia".

Esta casa espiritual, compuesta de piedras vivas que han sido añadidas sobre la roca eterna que es Cristo, es lo que aquí el Señor llama MI iglesia.

Compare Ud. la interpretación de los romanistas, con la de Pedro. Es interesante ver cómo entendió Pedro, esto que le dijo el Señor:

Hch.4:11 "Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores".

lPd.2:4/8 "Acercándoos a Él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual...He aquí, pongo en Sión la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa...La piedra que los edificadores desecharon, ha venido a ser la cabeza del ángulo; y: Piedra de tropiezo y roca que hace caer".

Pedro entendió perfectamente que la Roca es Cristo, y que cada uno de nosotros somos pequeñas piedras vivas que se van añadiendo a ese edificio espiritual que es la iglesia del Señor. Él es la Roca eterna de los siglos.

Así también lo comprendieron todos los otros apóstoles y así lo afirma categóricamente toda la Biblia, y en ella no pueden existir contradicciones, porque es la Palabra de Dios.

lCor.10:4 "y la roca era Cristo".

lCor.3:9/11 "vosotros sois...edificio de Dios...nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo".

Ef.2:20/21 "edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor".

Dt.32:4 "Él es la Roca, cuya obra es perfecta".

 

 


Volver al indice


¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com