Diferencias entre el templo judío y la iglesia




























N° 100


Por Jack Fleming


Es muy importante establecer y conocer las enormes diferencias que existieron entre el templo que Israel construyó en Jerusalén, el cual fue el corazón de la religión judía y la ley, con la iglesia que Dios levantó durante el período del Nuevo Testamento donde se registran todos los antecedentes que la constituyeron, dejando el Señor registrado en Su Palabra una amplia descripción de los elementos y prácticas, para que sirvieran de modelo a las generaciones venideras.

Si el Señor me permite, en otra ocasión voy a desarrollar las diferencias que existen actualmente entre las iglesias que los hombres han levantado, conforme a sus propios corazones, y aquella perla preciosa que es conforme al corazón de Dios tal como se registra en Su Palabra.

Pero hoy deseo plantear y enumerar las diferencias entre el templo judío y la iglesia que encontramos en el Nuevo Testamento, para lo cual voy a designar con la letra A al templo y con la letra B a la iglesia en la lista que elaboraré a continuación.

Las diferencias son muchas, debido a que el templo era el corazón de la religión judía, el pueblo terrenal de Dios, con prácticas y ritos ceremoniales que eran la esencia de la ley. Y la iglesia que no constituye una religión, sino que es una regeneración de aquellos que han nacido de nuevo y que poseen la seguridad de su salvación eterna; son las personas que constituyen el "templo" espiritual de Dios donde mora el Espíritu Santo.

El templo judío era un edificio físico que correspondía muy bien a las necesidades de un pueblo terrenal, en cambio la iglesia que Dios define como tal en Su Palabra, es un edificio espiritual formado por las personas en quienes mora el Espíritu Santo y se van añadiendo a ese edificio espiritual como piedras vivas.

1Pe 2:5 "vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo".

1Co 6:19 "¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?"

Si las diferencias son muchas y tan obvias ¿Por qué esa avidez de los líderes modernos por mutar a la iglesia en un templo? ¿Cuál es el propósito que existe detrás de esa intención sincronizada de llamar el edificio donde se reúne la iglesia, como "el templo"? Cuando hasta los recién iniciados en la lectura de la Biblia, comprenden que la iglesia está constituida por el conjunto de personas salvadas y redimidas con la sangre de Cristo.

La respuesta es simple, incluso para los observadores y analistas más imparciales, se debe a que no existe forma bíblica para insertar el diezmo dentro de la iglesia, así que se han dado a la tarea de transformar el edificio de la iglesia en el templo de Dios, para poder pedir los diezmo y primicias como se hacía en el templo judío durante la ley.

Los mutantes del día de hoy, los mercaderes de la fe, no encuentran versículos en la Biblia para poder justificar el diezmo y las primicias para la iglesia, aunque sin ningún temor de Dios, también se han dado a la triste labor de torcer las Escrituras para poder mantener el uso y abuso del diezmo, y todo el lucro que les permite vivir cómodamente sin trabajar (lea sobre este tema el MENSAJE Nº 97).

Un ejemplo de la manipulación que hacen, se encuentra en ese único versículo del Nuevo Testamento que pueden citar, torciéndolo, Mt.23:23 "Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, porque diezmáis la menta, y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante DE LA LEY: la justicia, la misericordia y la fe. Esto ERA necesario hacer, sin dejar de hacer aquello".

Debido a la tergiversación maliciosa que han hecho sobre este versículo, he considerado necesario aclarar su verdadero significado antes de proseguir con el tema.

Lo que está diciendo el Señor y que no admite otra interpretación posible, a no ser que deseen intencionalmente torcer las Sagradas Escrituras fue: "Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, porque diezmáis la menta, y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante DE LA LEY: la justicia, la misericordia y la fe. Esto (el diezmo: la menta, y el eneldo y el comino) ERA necesario hacer, sin dejar de hacer aquello". "Aquello" lo más importante que esos hipócritas habían dejado de cumplir que era: la justicia, la misericordia y la fe. No podría estar refiriéndose al diezmo, porque esos hipócritas aún lo seguían pagando.

Cuando entendemos el propósito por el cual intentan transformar el edificio de la iglesia en el templo de Dios, resulta más fácil comprender las verdaderas diferencias que existen entre el templo judío y la iglesia, que es el edificio espiritual donde mora el Espíritu Santo y hoy es el verdadero "templo" de Dios, las personas salvadas por la sangre preciosa de Cristo.

Enumero en el siguiente listado algunas de esas diferencias:

1 A.- El templo era un edificio físico donde se desarrollaba la religión judía.
1 B.- La iglesia es un edificio espiritual donde mora el Espíritu Santo.

2 A.- En el templo se presentaban sacrificios de animales conforme a la ley.
2 B.- En la iglesia se ofrecen sacrificios espirituales (1Pd.2:5).

3 A.- Era de uso exclusivo para quienes estaban bajo la ley.
Ez.44: 6 "y dirás a los rebeldes, a la casa de Israel: Así ha dicho Jehová el Señor: Basta ya de todas vuestras abominaciones, oh casa de Israel, de traer extranjeros, incircuncisos de corazón e incircuncisos de carne, para estar en mi santuario y para contaminar mi casa".

Por este motivo hasta los días de los apóstoles los judíos no hablaban con los gentiles (Pedro en casa de Cornelio): Hch.10:28 "Vosotros sabéis cuán abominable es para un varón judío juntarse o acercarse a un extranjero".

Num 3:38 "Los que acamparán delante del tabernáculo al oriente, delante del tabernáculo de reunión al este, serán Moisés y Aarón y sus hijos, teniendo la guarda del santuario en lugar de los hijos de Israel; y el extraño que se acercare, morirá".

3 B.- La iglesia es para todos sin distinción de nacionalidad, raza o condición social: Gal 3:28 "Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús". Todos tenemos libre acceso a la casa de Dios, porque la salvación es sin diferencia de ninguna clase, es igual para el hombre como para la mujer.

4 A.- En el templo existía un altar, porque allí debían ofrecer los sacrificios de los animales que ordenaba la ley a todos quienes estaban sujetos a ella.
4 B.- En la iglesia no existe un altar porque Cristo: Heb 10:12-14 "habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios, porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados".

Y es aquí donde también se destaca ese esfuerzo engañoso de los mercaderes de la fe de las iglesias modernas, para intentar mimetizar el edificio de la iglesia como "el templo", cuando hacen los famosos "llamados al altar" ¿A cuál altar? Cuando bien sabemos que en la iglesia no existe un altar.

5 A.- En el templo se quemaba incienso en ofrenda a Dios.
5 B.- En la iglesia el incienso corresponde a las oraciones de los creyentes: Ap. 8:3 En una descripción de una escena que se desarrolla en los cielos dice: "Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono".

6 A.- En el templo había un sumo sacerdote humano, que debido a esa condición debía ser remplazado periódicamente.
6 B.- En la iglesia tenemos un solo sumo sacerdote para toda la eternidad, el Señor Jesucristo: Heb 7:23 "Y los otros sacerdotes llegaron a ser muchos, debido a que por la muerte no podían continuar; mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable".Copiado ilegalmente de EstudiosMaranatha.com

Debido a su divinidad y santidad: Heb 7:27 "no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo". En consideración a esta irrefutable y preciosa verdad, resulta una herejía hablar de un altar dentro de la iglesia y hacer llamados a "pasar al altar".

7 A.- En el templo había una serie de muebles y utensilios para cumplir con el ceremonial de la ley, todo lo cual era figura de la persona santa del Señor Jesucristo.
Heb 9:2 "Porque el tabernáculo estaba dispuesto así: en la primera parte, llamada el Lugar Santo, estaban el candelabro, la mesa y los panes de la proposición.
Heb 9:3 Tras el segundo velo estaba la parte del tabernáculo llamada el Lugar Santísimo,
Heb 9:4 el cual tenía un incensario de oro y el arca del pacto cubierta de oro por todas partes, en la que estaba una urna de oro que contenía el maná, la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto".

7 B.- En la iglesia todo eso ha sido remplazado por la realidad misma que es la persona del Señor Jesucristo.
Heb 9:9 "Lo cual es símbolo para el tiempo presente"
Heb 9:11 "Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación,
Heb 9:12 y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.
Heb 9:23 Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos".

8 A.- En el templo solamente la tribu de Leví podía servir en el sacerdocio.
8 B.- En la iglesia no existe (o no debería existir) un sacerdocio separado del resto de la congregación, porque ahora TODOS los creyentes salvados por la sangre de Cristo, son los sacerdotes.
Ap. 1:6 " nos hizo reyes y sacerdotes para Dios".
1Pe 2:9 "Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio".

9 A.- En el templo había un coro que se usaba en los momentos determinados por Dios para el desarrollo del ceremonial judío.
9 B.- En ninguna iglesia del Nuevo Testamento se menciona la existencia de un coro en alguna de ellas, esa costumbre fue incorporada muchos siglos después por los romanistas, quienes fueron los primeros en introducir un coro en su liturgia. Solamente se relata en el Nuevo Testamento la práctica del cántico congregacional. Mt.26: 30 "Y cuando hubieron cantado el himno, salieron al monte de los Olivos".

Pero se advierte claramente que respetaron la demanda de Dios en Su Palabra, que lo más importante y que debía abundar en sus reuniones era la Palabra de Dios. Col.3:16 "La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales". (Ef. 5:19) "hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones".

10 A.- En el templo, debido a que era un culto ceremonial donde aún no moraba el Espíritu Santo en ellos, Dios dejó instrucciones muy minuciosas para que los israelitas utilizaran ciertos instrumentos musicales, que también los menciona con mucha exactitud cuales y cuando debían usarlos en el templo, lo mismo que el coro que se empleaba dentro de las ceremonias establecidas en la ley de Moisés.

Solamente se les permitían cuatro clases de instrumentos (2Cr.29: 25-26) "címbalos, salterios, arpas y trompetas", los cuales debían tocarse únicamente en los momentos señalados por Dios. Igual para el uso del coro 2Cr.29: 27-28 "...y al tiempo que comenzó el holocausto, comenzó también el cántico de Jehová...y toda la multitud adoraba, y los cantores cantaban, y las trompetas sonaban; todo hasta acabarse el holocausto".

La historia de la música es tan antigua, como la historia de la creación. En Ez.28:13 se relata la creación de la principal criatura angelical, quien como bien sabemos, llegó a ser después de su caída, Satanás, dice: "los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación".

Curiosamente también la primera mención que se hace de la música en la Biblia es en Gn.4:21, cuando después de pecar, Caín salió de la presencia de Dios, edificó una ciudad, y de su descendiente dice: "Jubal el cual fue padre de todos los que tocan arpa y flauta".

El uso indiscriminado e irreverente de la música, siempre ha estado conectado con el pecado, incluyendo las actividades que se "dicen" hacer para el Señor. Por ejemplo, Ex.32:5 cuando el pueblo se corrompió e hizo un becerro de oro para adorarlo, el ungido del Señor decía: "mañana será fiesta para Jehová".

Lo que no me deja de llenar de asombro, es ver al máximo líder religioso del pueblo hacer un becerro de oro para adorarlo, organizar una fiesta pagana, y decir al pueblo: "mañana será fiesta para Jehová". No tuvo la honestidad de decir que la fiesta era para el ídolo; lo que abundó fue la música, la danza y el griterío. Eso fue lo que encolerizó a Moisés cuando descendía del monte con las tablas de la ley, al escuchar la música y el griterío, las rompió. Cómo se asemeja todo esto a las reuniones de muchas iglesias de nuestros días.

Mezclar lo santo con lo mundano, es lo que Dios repudia. Por este motivo el Señor dejó instrucciones muy precisas para el uso de la música en el templo que era la casa de Dios.

Por cierto hemos de entender que los israelitas cultivarían la música y diversos otros instrumentos que tocarían en sus casas o en el campo. Pero en la casa de Dios, solamente podían hacerlo con los instrumentos que Dios había mandado, en los momentos y ocasiones que también se les había indicado. El culto en la casa de Dios no estaba supeditado al gusto particular de cada uno ni de las mayorías o de los levitas. La casa era de Dios y solo él disponía lo que se podía hacer en ella.

¿Por qué en el templo se utilizó instrumentos musicales y en la iglesia no? La gran diferencia entre las ceremonias religiosas del templo con las actividades de la iglesia, está en que la iglesia tiene el Espíritu Santo morando en ella y los cristianos podemos (y debemos) adorar en espíritu y en verdad. En cambio los israelitas no podían expresarse en forma espiritual, porque el Espíritu Santo aún no descendía, ellos solamente podían manifestarse a través de sus emociones en forma física; que parece ser la misma dificultad que tienen esas iglesias que han introducido toda clase de instrumentos ruidosos que hacen tronar a grandes decibeles y luego los escuchamos pedir a gritos que descienda sobre ellos el Espíritu Santo.

10 B.- La Biblia no menciona ninguna iglesia que utilizara instrumentos musicales, especialmente de la forma tan estridente como lo hacen en nuestros días, convirtiendo aquello que debería ser la casa de Dios y donde Su Palabra debería ser lo que abundara, en verdaderos festivales y espectáculos del mundo. El primer instrumento musical que se incorporó a los servicios eclesiásticos fue en el año 670 por el papa Vitaliano.

Hoy no solamente se ha abusado indiscriminadamente del uso de la música, sino que además su comercialización y espectáculos mundanales, han servido para ahondar y agravar más el comercio que realizan dentro de las iglesias, que hace mucho tiempo ha dejado de ser la casa de Dios, para transformarse en cueva de ladrones.

La justificación humana para emplearlos indiscriminadamente como se hace en nuestros días, dice que es para alcanzar almas para Cristo, y no tienen ni la honestidad de decir que los usan porque a ellos les gusta.

Pero cualquier lector sincero de la Biblia tiene que preguntarse ¿Con qué autoridad han cambiado el modelo divino para alcanzar las almas, que el Señor dijo que debería ser a través de la predicación de Su Palabra? Jesús dijo: "Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura". Sin embargo estos líderes modernos, para complacer a las mayorías y asegurarse una gran concurrencia a sus espectáculos, dicen: "Mejor que predicar el evangelio es cantar y contornearnos al ritmo frenético de las baterías y demás instrumentos estridentes".

Cuan lejos están de lo que el Señor declaró para la iglesia:
Jn 4:23 "Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.
Jn 4:24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren".

Como podemos ver, todos estos cambios que han incorporado a la iglesia moderna tiene como único objetivo fines comerciales, porque a mayor número de personas que logren reunir, más abundantes serán las ofrendas y diezmos que lograrán recolectar.

11 A.- Al templo llevaban los niños al octavo día para circuncidarlos y colocarles oficialmente el nombre.
Lc 2:21 "Cumplidos los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre JESÚS, el cual le había sido puesto por el ángel antes que fuese concebido".

11 B.- En la iglesia no existe ninguna ceremonia que mencione el Nuevo Testamento que se deba realizar con los recién nacidos. Pero sin embargo el Señor nos entrega la más preciosa certeza respecto a los niños, que ellos tienen la seguridad de su salvación hasta que lleguen a la edad de responsabilidad. Mat 19:14 "Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos".

Incluso reveló que ha provisto un ángel para el cuidado de cada niño. Mat 18:10 "Mirad que no menospreciéis a uno de estos pequeños; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos".

Esta promesa del Señor no solamente no les resulta suficiente para su débil fe, sino que también es aprovechado por los mercaderes de la fe para inventar una ceremonia que remplace a esa que se realizaba en el templo judío, haciendo aquello que ellos han llamado "la presentación del niño" en el templo (entiéndase la iglesia), en su intento sistemático para continuar conscientizando a la congregación para que acepten que el edificio donde se reúnen es el templo.

Indudablemente que para aquellos que provienen del romanismo esto tranquiliza notablemente sus conciencias, que siempre fueron estimuladas a creer que se debe hacer una obra, una ceremonia especial para "borrar el pecado original", de lo contrario el bebé si muere se iría al "limbo".

12 A.- Al templo había que llevar animales para ofrecerlos en sacrificio, también el diezmo y las primicias.
12 B.- A la iglesia solamente corresponde ofrendar el primer día de la semana, lo que cada uno propuso en su corazón.
1Co 16:2 "Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado"
2Co 9:7 "Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre"

Que el Señor nos otorgue sabiduría y sometimiento a Su Palabra. Que así sea, Amén.

Volver al índice

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com