La música Rock















N° 27


Por Jack Fleming

Col. 3: 16 "La Palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales".

Dios es muy claro para manifestar su voluntad, Él quiere que SU PALABRA more en abundancia en nosotros, no la música. La música es un complemento, algo secundario en la vida del creyente.

¿Por qué hay tantos cristianos raquíticos espiritualmente en el día de hoy? Simplemente porque han descuidado el único alimento que les puede fortalecer, que es la Palabra de Dios. Lamentablemente muchos no conocen ni el nombre de los libros de la Biblia, pero sin embargo pueden citar con bastante precisión, muchos cantantes modernos que han obtenido grandes ganancias usando el nombre del Señor.

Ignoran cosas muy primarias de la Biblia, pero sí conocen los ritmos y melodías de moda que se ha infiltrado en las iglesias. Música que apela al alma pero no al espíritu; aquella que incita a mover el cuerpo, pero no el espíritu.

Dios nos dice que primeramente more en abundancia Su Palabra en nosotros, y luego menciona que entonemos "himnos y cánticos espirituales". ¿Cuáles son los himnos y cánticos espirituales? Obviamente aquellos que mueven nuestros espíritus y no nuestros cuerpos.

Los que estimulan a bailar y saltar no son cánticos espirituales. Eso es carnal y pertenece al mundo. El solo imaginar al Señor Jesucristo y a sus discípulos entonando esa clase de música que se escucha en muchas iglesias de hoy, saltando, danzando y siguiendo el ritmo con sus palmas, resulta una irreverencia.

Dios nos dejó un mandamiento muy preciso para alcanzar a los jóvenes, adultos y mayores. Mr. 16: 15 "Id por todo el mundo y PREDICAD el evangelio a TODA criatura". Nunca nos dice que es mejor llegar a los jóvenes por medio de la música, esa es una mentira de Satanás.

Algunos se creen más sabios que Dios y han cambiado el método divino para alcanzar a los jóvenes. El Señor dice: "Id y predicad el evangelio a TODA criatura". Y estos presumidos dicen: "NO, es mejor ir a los jóvenes y tocarles la música que sea de su agrado, así los alcanzaremos para Cristo". Lo único que han logrado con ese sistema humano, es introducir el mundo dentro de las iglesias.

Unos jóvenes le preguntaron a un predicador: ¿Qué opina del Rock cristiano? A lo que el pastor respondió: Si ustedes me hablan de Rock cristiano, también me pueden hablar de adulterio cristiano.

Para los jóvenes de nuestros días, los conciertos musicales son lo máximo que pueden experimentar, son una verdadera orgía emocional que puede hacerles perder su propia voluntad y llevarles hasta la histeria.

Existen estudios médicos que prueban que el ritmo del Rock está en conflicto con los ritmos naturales del cuerpo. Las vibraciones del bajo eléctrico, con su baja frecuencia y el compás enloquecedor de la batería, actúan directamente sobre la glándula pituitaria, la que produce hormonas en hombres y mujeres. El incesante ritmo de esa música produce un desequilibrio en el cerebro.

Si a eso añadimos la manipulación mediante efectos luminosos, entonces las barreras morales se desploman, se pierde la capacidad para discernir y se queda expuesto a cualquier clase de influencia. Esa luz siempre cambiante en su color e intensidad, entorpece el sentido de la orientación y los reflejos naturales.

Una variación de luz a oscuridad de 6 a 8 veces por segundo, hace perder la percepción de la profundidad. A las 26 veces por segundo, sobreviene una alteración de las ondas cerebrales alfa, lo que a su vez lleva a la disminución de la capacidad de concentración. Si la alteración entre luz y sombra ocurre aún más rápidamente y durante un período más largo, puede llegar a producir una perdida completa del control sobre los sentidos.

Esto no es el resultado de un estudio personal, sino lo que los profesionales han concluido sobre esta materia. En consideración a esta consecuencia, no es una exageración afirmar que la música Rock, combinada con los efectos luminosos, resulta en una violación legal de la conciencia.

Algunos músicos rockeros confiesan abiertamente haber recibido su inspiración de "un poder" que tiene control sobre ellos. Ya por los años 60 el guitarrista de los Rolling Stones, declaró que las canciones fluirían más profusamente de los compositores si ellos fuesen "mediums" más dóciles. Este mismo "poder" se emplea para influir sobre los espectadores y comunicarse sobrenaturalmente con el subconsciente de las personas.

El guitarrista Jimmy Hendrix dijo: "se puede hipnotizar a las personas con la música, y cuando se las lleva al clímax, podemos dirigirnos a su subconciencia para controlar sus voluntades".

Sin embargo no son solamente los seguidores, sino que también los cantantes son alcanzados por estos efectos que finalmente los llevan a la droga y a una condición de miseria. La lista de los que han muerto por una sobre dosis de droga, ahogados en su propio vómito es extensa.

Esto demuestra dramáticamente que "la paga del pecado es muerte". Detrás de la música Rock está Satanás con todo su poder infernal. Hoy en día no se trata de un satanismo oculto, sino de uno desembozado. No hace mucho tiempo todo lo que tenía relación con esto, era disimulado y guardado en secreto. Satanás llevó a la gente a pensar que él no existía, pero en los últimos años ha aparecido un satanismo cada vez más abierto y desenmascarado.

Muchos conjuntos de Rock escogen nombre satánico, por citar algunos ejemplos, el grupo AC/DC, que significa Antichrist/ Devils children, es decir: "Anticristo e hijos de Satanás". Los Black Sabbath, que gustan llamarse "adoradores satánicos del Rock". Los legendarios KISS, una abreviación para "Knights in Satan service" que traducido al español significa: "Caballeros al servicio de Satanás". Los títulos de sus canciones son también de esta índole: "Autopista al infierno", "El número de la Bestia", "Invoca a los demonios", etc.

El grupo inglés "Black Sabbath", ya en su primer álbum aparece dibujada una cruz invertida. En un álbum posterior muestran en la carátula, un repugnante ritual satánico y el número 666. Sus canciones son alabanzas a Satanás. Y me pregunto ¿Podrá haber cristianos que crean sinceramente, que con ese ritmo se pueda adorar al Dios de la Gloria que es infinitamente Santo?

Cuanto dolor sentirá toda persona que ame a la juventud, ver aquellos que han encontrado el camino del Señor y que posiblemente han sido rescatados de una vida de pecado, se encuentran ahora con esa misma música en la iglesia. ¿Dónde está el cambio? ¿En qué queda lo dicho por el Señor que: "si alguno está en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron, he aquí TODAS son hechas nuevas"?.

Dios nunca nos ha mandado tocar música para alcanzar a los jóvenes, menos aún la música Rock. El mandamiento es muy claro: "Id y predicad el evangelio a TODA criatura". Dios no ha diseñado un método especial para alcanzar a los jóvenes. El poder que realmente cambia las vidas está en la Palabra de Dios, no en la música.

Aquellas iglesias que desechan esta ordenanza divina, para seguir el consejo de los jóvenes en este asunto de vital importancia, podrán seguramente atraer muchos jóvenes, pero no a los verdaderos cristianos. Lo que sí es seguro, es que el mundo se infiltrará en esos lugares y su fin será el fracaso cuando venga el Señor.Copiado ilegalmente de EstudiosMaranatha.com

La Biblia nos otorga un ejemplo muy exacto del fracaso que significa dejar el consejo de los ancianos, para seguir el consejo de los jóvenes. En 1Ry. 12: 8 nos relata la tragedia del rey Roboam: "Pero él dejó el consejo que los ancianos le habían dado, y pidió consejo de los jóvenes". El resultado de su insensatez lo encontramos en el vr.18 "lo apedreó todo Israel, y murió".

Quizás muchos recordarán el famoso libro infantil "El flautista de Hamelin". Un joven flautista sacó con su música embrujada a todos los ratones que infectaban el pueblo. Todos estaban muy felices, pero el flautista volvió al pueblo tocando su música, esta vez sacó a todos los niños quienes le siguieron embelesados abandonando sus hogares. El pueblo quedó sumergido en una tristeza fácil de imaginar. Este será el fin de las iglesias que emplean la música para atraer gente, los jóvenes serán arrastrados muy lejos del Señor.

Muchas veces comparo a los cantantes de Rock con ese flautista, son niños los que están siguiéndolos; aún todo el mercado multimillonario de estos ídolos de la canción, está dirigido a niños de 10 a 12 años ¿increíble, verdad?

Un hombre que se había convertido hace diez años y que había sido milagrosamente liberado de la adicción a las drogas, asistió a un festival cristiano en el cual se ofrecía no solamente estudios bíblicos, sino que también "música Rock cristiana". Por primera vez desde su conversión, comenzó nuevamente a sufrir alucinaciones.

Uno de los grandes engaños de nuestros tiempos, es que los cristianos involucrados en el trabajo con jóvenes, proclaman la Palabra de Dios con la ayuda de la música Rock. Por medio de ella, sin desearlo lógicamente, acercan la juventud a Satanás, cauterizando sus conciencias y alejándolos de la posibilidad que realmente se conviertan al Señor; que sean nuevas criaturas dejando todas las cosas viejas.EstudiosMaranatha.com Jack Fleming

La música Rock está impregnada de Satanás y es uno de los medios favoritos para traer a los jóvenes bajo su control. Y una letra "cristiana" no puede alterar esa realidad. No podemos alabar a Dios quien es infinitamente Santo, con ese tipo de canciones.

Si las fuerzas demoníacas son atraídas por la música Rock, lo contrario también es cierto: podemos experimentar la presencia de Dios y Su Santidad, por medio de la música solemne. Ella tiene la virtud de comunicarnos algo de lo celestial y de encender nuestro corazón con la presencia del Señor.

Esto no es posible con la música Rock, debido a que sus efectos están en conflicto con todos los valores del cristianismo. Por lo tanto, ese tipo de música interpretada con baterías, guitarras y bajos electrónicos, que inclusive suenan a decibeles que dañan el oído humano y que más bien es una contaminación acústica, no puede ser válido para presentar el evangelio santo de nuestro Señor Jesucristo.

Es nuestra responsabilidad advertir y sensibilizar a la juventud cristiana sobre los peligros de ese tipo de música. Debemos animarlos a tomar una posición más comprometida y definida por Cristo, dejando las cosas del mundo.

Ellos también tienen una cuota de responsabilidad frente a muchos otros jóvenes que han sucumbido ante el engaño de la música Rock. Dios no nos manda evangelizar a través de la música, sino por medio de Su Palabra, el poder está en el evangelio santo del Señor: "Id y predicad el evangelio a TODA criatura".

Lo más cercano a un concierto Rock cristiano que encontramos en la Biblia, está registrado en Ex. 32, cuando el pueblo de Dios se corrompió e hicieron un becerro de oro y Aarón les dijo: "Mañana será fiesta para Jehová". Y cantaron, gritaron y danzaron, pero aún decían que era "una fiesta para Jehová" ¡Qué insulto al Señor!

Cuando descendían Moisés y Josué del monte Sinaí, el joven Josué dijo: "Alarido de pelea hay en el campamento", pero el anciano Moisés con su experiencia supo distinguir claramente el pecado de Israel, y dijo: "No, voz de cantar oigo yo". Y cuando llegó al campamento y vio el becerro de oro, las danzas, el griterío y la música, ardió la ira del hombre más manso de la tierra y arrojó las tablas de sus manos y las quebró.

Moisés le dijo al ungido del Señor (a Aarón): "¿Qué te ha hecho este pueblo, que has traído sobre él tan gran pecado?". La misma pregunto quiero dejar sobre los organizadores y los que toleran pasivamente esa clase de música dentro de la casa de Dios: ¿Qué te ha hecho este pueblo, que has traído sobre él tan gran pecado?

No nos desviemos de lo que Dios nos ha mandado de una forma tan clara, que no admite posibilidad a una doble interpretación. No insistamos en métodos humanos para evangelizar de acuerdo a nuestras preferencias. No se crean más sabios que Dios para modificar lo que él mandó: "Id, y predicad el evangelio a toda criatura, y que la Palabra de Cristo sea la que more en abundancia en vuestros corazones". Que así sea, Amén.

¿Este sitio web ha sido de su interés? Envíe nuestra dirección a sus amigos.

www.EstudiosMaranatha.com